Cueva de San Adrián 2017-03-02T16:00:31+00:00

Cueva de San Adrián

Cueva de San AdriánSan Adrian El paso de San Adrián cubre uno de los capítulos más importantes en la historia de Zegama. Un túnel perfora la roca por el collado Leizarate entre las sierras de Aizkorri y Alzania, en la antigua Calzada Real, trecho perteneciente al Camino Real, trecho perteneciente al Camino de Santiago que enlazaba la comarca del Goierri con Zalduendo, ya en tierras de Araba, y vía de comunicación por tanto entre Castilla y Europa.

La tradición oral dice que ya los romanos eligieron este lugar para adentrarse en la meseta, y para ilustrarlo el folclorista Ignacio de Iztueta recogió un relato popular que cuenta como una terrible noche de tormenta las tropas romanas atravesaron San Adrián, dejando a un soldado muerto por causa de un rayo.

Cueva de San AdriánCueva de San Adrián El hallazgo en su interior de diversas monedas de los siglos XI y XII confirma que fue este un lugar de tránsito durante toda la Edad Media. A partir de la incorporación de Guipúzcoa a Castilla en 1200, como alternativa al paso de Otzaurte dominado por los navarros, se institucionalizó la nueva vía.

Durante el período de máximo esplendor, por la gruta de San Adrián transitaron reyes, príncipes y ejércitos, bandoleros, prófugos y peregrinos. En su interior había casas, cuadras, taberna, capilla…Hacía las veces de fortaleza, por lo que contaba con guarda permanente e incluso un alcaide a su mando.

Uno de estos gobernadores se jactaba de ser personaje principal en Europa, ya que ante el se recubrían incluso los reyes; y no mentía, pues la cueva era tan angosta en su salida hacia Araba que los caballeros estaban obligados a agacharse y quitarse el sombrero.

En la Ermita de San Adrián fue bautizado en los primeros meses del siglo XVI Felipe de Lazcano (que llegaría a ser coronel de los tercios de Guipúzcoa), apadrinado por Felipe el Hermoso y Juana la Loca a su paso de Flandes hacia Castilla.

Cueva de San AdriánCueva de San Adrián. A unos 500 m. del túnel, en el antiguo camino a Castilla, se encontraba la ermita de Sancti Espíritu, junto a la que se dice hubo un asentamiento templario. En 1503 Julio II le concedió el título de priorato, fundación medieval que se otorgaba a los lugares ubicados en el Camino de Santiago, generalmente donde antes se hubiera establecido alguna orden de caballería. Sabemos que en 1512 este priorato tenía hospital para peregrinos, que fue pasto de las llamas poco después. Solía ejercer como prior de la ermita uno de los beneficiarios de la parroquia de Segura, de la que dependía Zegama.

Un viajero de 1599 afirmaba que en las dos ermitas “Hacen grandísimo devoción los romeros y peregrinos que vienen del camino de Francia para andar a Santiago de Galicia”.

Puedes reservar mesa cómodamente desde nuestra página web

Reservar
Reservar